Diferencia entre Máster Oficial y Máster Propio

Diferencia entre máster oficial y máster propio 

La formación permanente hoy día es un must entre los profesionales, pero ¿conoces las diferencias entre un máster oficial y un máster propio? En este artículo te las desvelamos.
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter

En la economía global tan competitiva en la que vivimos, la formación continua es clave para destacar como profesionales y cumplir los objetivos marcados de las empresas para las que trabajamos, por ello, estudiar un máster o posgrado universitario siempre va a ser una excelente opción, debido al gran reconocimiento que tienen estos títulos a nivel profesional, aunque en ocasiones surge la duda a la hora de elegir, ¿conoces la diferencia entre máster oficial y máster propio? 

 

Como en casi todo, hay pros y contras en ambos casos, y elegir el adecuado para ti, según tu perfil y metas profesionales, puede llevar su tiempo.  

A día de hoy, muchas personas todavía piensan que los másteres oficiales son mejores o más adecuados que los másteres títulos propios simplemente porque cuentan con la acreditación del Ministerio de Educación. Sin embargo, esto no en todos los casos se convierte en una ventaja. 

 

De lo que no hay duda es de que las empresas demandan más y más profesionales altamente cualificados, y, con la evolución de la tecnología a la velocidad en la que se integra en las diferentes industrias profesionales, mantenerse actualizado, a veces, exige una formación permanente. Por eso, es muy importante que los profesionales piensen qué máster o posgrado es más adecuado para ellos teniendo en cuenta su trayectoria laboral y las metas que desean alcanzar.  

 

En este sentido, si te estás planteando empezar una formación especializada para crecer profesionalmente, algo que sin duda hoy día desde UCAM recomendamos a todos los profesionales que aspiren a crecer en la empresa e incluso a crear una propia, en este artículo vamos a profundizar sobre las diferencias entre un máster título oficial y un máster título propio.  

Diferencia entre máster oficial y máster propio

A pesar de que a simple vista puedan parecer muy similares, vamos a ver las principales diferencias entre máster oficial y máster propio.  

 

El máster oficial se define como una titulación académica de segundo ciclo que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España. Este hecho implica que estos estudios superiores tienen que pasar por una serie de evaluaciones que llevan tiempo y, por tanto, su contenido no es fácilmente actualizable en la era de la digitalización. Esto hace que, en muchas ocasiones, estos títulos superiores no sean realmente útiles a la hora de encontrar trabajo, ya que, en los tiempos actuales, lo que hoy es, puede que mañana ya no sea.  

 

Por su parte, los títulos propios son aquellos que no cuentan con la acreditación del Ministerio, sino que son expedidos directamente por las universidades. A pesar de que esto pueda parecer inicialmente una desventaja, cada vez más empresas están buscando profesionales con títulos propios, ya que éstos están más actualizados y se adaptan mejor al mercado laboral. 

 

Otra de las principales diferencias entre un máster oficial y máster propio, es que los másteres oficiales suelen ser más largos que los títulos propios, y que, además, abren el camino hacia formaciones aún más avanzadas como los doctorados. Sin embargo, si lo que te interesa es encontrar trabajo lo antes posible, con unas buenas condiciones, es probable que esta no sea la mejor opción. 

 

Ventajas de un máster propio sobre un máster oficial

Si hay una ventaja clara de los másteres títulos propios sobre los másteres oficiales, es que los primeros se diseñan pensando en las necesidades actuales de las empresas y sus demandas concretas a la hora de incorporar nuevos talentos a su plantilla. Además de esto, los imparten profesionales que llevan al aula las últimas tendencias de su vida profesional. Esto hace que la experiencia de aprendizaje sea mucho más dinámica y actualizada, y se rompa la brecha universidad-mercado laboral que tradicionalmente existe.  

 

Gracias a estos títulos, la incorporación a la empresa será mucho menos confusa y más segura que con los títulos oficiales, donde abunda la teoría y, en ocasiones, no se ciñen a la realidad propia de las empresas actuales del sector.  

 

Otra ventaja de los másteres universitarios propios es que suelen ser más cortos que los másteres universitarios oficiales. Esto significa que los estudiantes pueden empezar su carrera de manera más inmediata, algo que les dará cierta ventaja frente a aquellos compañeros que se hayan decantado por realizar estudios superiores oficiales, cuya carga lectiva, principalmente teórica, es mayor.  

 

Por otro lado, los programas oficiales son más difíciles de adaptar a la modalidad 100% online, algo que en los títulos propios es cada vez más frecuente, ya que esta modalidad entiende que los profesionales de hoy en día necesitan cierta flexibilidad en el estudio para compaginar la vida laboral con los estudios. Es decir, con los másteres propios la probabilidad de acceder a contenidos eminentemente prácticos, actualizados y sujetos a una metodología flexible que permita combinar trabajo y estudios, es muchísimo mayor que con los másteres oficiales.  

Por lo tanto, resumiendo las ventajas que poseen los títulos propios frente a los oficiales son:  

1. Clases adaptadas a las necesidades del mercado

En la mayoría de los casos, el título propio está mucho más enfocado a la realidad de las empresas. Los profesionales que imparten este título suelen ser profesionales en activo que hablan de su experiencia en el mundo laboral, de tal forma, que los alumnos puedan acercarse a la realidad de lo que van a encontrarse una vez que terminen sus estudios. 

 

Esto es algo que tradicionalmente no ocurre en un máster oficial, donde, generalmente, un estudiante sale de la universidad y lo que se encuentra en su primer puesto de trabajo es completamente diferente de aquello para lo que se había preparado en el aula. Esto suele generar muchos problemas, como síndrome del impostor, estrés, o incluso dificultades para seguir ejerciendo la profesión. 

 

Con un título propio, en cambio, se está mucho mejor preparado para afrontar el día a día en la empresa, ya que lo que nos encontraremos nos será familiar o lo habremos analizado durante nuestro posgrado.  

 

2. Profesores en activo

Como se ha mencionado, otra de las principales ventajas de los másteres universitarios es que suelen estar impartidos por profesionales en activo. Esto permite que los estudiantes puedan estar al día en cuanto a las tendencias más actuales del mercado, ya que estos profesores son precisamente quienes mejor las conocen.  

 

Esta puede ser una gran ventaja respecto a los másteres oficiales, en los que los profesores suelen estar más dedicados al mundo de la investigación y pueden tener problemas para mantenerse al día sobre tendencias, herramientas o nuevas plataformas.  

 

Si, por ejemplo, estás pensando en estudiar un máster en un ámbito muy tecnológico, como la programación web o el marketing digital, es muy probable que muchos de los contenidos que veas en un título oficial estén bastante obsoletos frente a lo que demandan las empresas o start-ups más innovadoras.  

 

Además, con profesores en activo en empresas de referencia, los alumnos tendrán la oportunidad de hacer crecer su Networking, ampliar sus contactos profesionales con otros estudiantes, lo que, puede aumentar las posibilidades de, desde el mismo máster, encontrar el trabajo que buscaban, o el socio ideal para crear su proyecto.

3. Empresas colaboradoras

Por último, otra de las grandes ventajas de los títulos propios frente a los másteres oficiales es que en los primeros encontrarás la participación o colaboración de empresas relacionadas con el sector. De esta forma, pueden conocer de cerca la actividad de organizaciones de referencia, con amplia trayectoria nacional e internacional, y analizar casos reales a los que dichas compañías han tenido que enfrentarse. Por ejemplo, en el Máster de Dirección Hotelera y Gastronomía contamos con la colaboración del prestigioso grupo Barceló y otras cadenas del sector hotelero y turístico de gran prestigio.  

 

Esto, a su vez, promueve una formación real y adaptada, e incluso en ocasiones estas mismas empresas reclutarán a los alumnos más brillantes de dichos másteres, ofreciéndoles unas buenas condiciones laborales, o en otros casos, un comienzo profesional mediante una bolsa de prácticas propia.  

 

Esto es algo que no suele ocurrir tan a menudo en los másteres oficiales, en los que las prácticas suelen estar más enfocadas a la investigación o simplemente completar créditos ECTS, y no tanto al mundo de las empresas. 

Entonces, ¿no tiene sentido hacer un Máster Oficial?

Nada más lejos de la realidad. Como ocurre en todos los ámbitos, hay algunas desventajas de hacer un máster propio en lugar de uno oficial. Por ejemplo, los másteres propios no siempre están reconocidos fuera de España. 

 

Sin embargo, esto es algo que está cambiando, ya que cada vez más empresas empiezan a valorar las habilidades prácticas por encima de los conocimientos teóricos. Y en ciertos sectores, como por ejemplo el Data Analytics, las Finanzas o el Marketing y la Dirección Comercial, a menudo se valoran más las habilidades demostrables que el hecho de contar con un título u otro. 

 

Eso sí, en algunas profesiones reguladas, como pueden ser arquitectura, medicina, psicología o la abogacía, sigue siendo imprescindible a día de hoy contar con un máster oficial para poder ejercer y colegiarte. Lo mismo ocurre en el caso de las personas que quieran acabar dedicándose a la investigación o a la enseñanza universitaria, y que necesiten contar con un título superior homologado para poder hacer su tesis doctoral. 

Los másteres títulos propios, ideales para el mercado laboral

Como ya hemos comentado al principio, en un mercado laboral tan competitivo, cada vez más personas se están planteando estudiar un máster universitario, ya que se trata de una formación muy completa y actualizada, pensada específicamente para el mercado profesional actual y su internacionalización.  

 

En definitiva, en una economía dinámica y competitiva, contar con una formación de calidad y especializada es un must, ya no solo por los conocimientos propios que se adquieren, sino por las competencias que se desarrollan: habilidades cada vez más valoradas por las empresas, como el pensamiento crítico, el trabajo en equipo, los dotes de liderazgo, habilidades de negociación, etc. Capacidades clave para desempeñar funciones de gestión y dirección en las empresas, y en este caso, en una economía líquida, nuestra recomendación es siempre, apostar por contenidos 100% actualizados, prácticos y adaptados a la realidad global.  

 

Solicita más información

Te pedimos unos datos, los justos para poder llamarte y darte la información que necesites.

THE - Ranked TOP Universities in the world
Quiality Matters
QS Star Ranking
CIS Member
StuDocu
ENQA
IFCU
Quiality Matters
CIS Member
IFCU
StuDocu
THE - Ranked TOP Universities in the world
ENQA
QS Star Ranking