Saludo del Presidente

Presidente de la Fundación Universitaria San Antonio

La historia de la danza y la música ha estado siempre vinculada a la acción humana de bendecir, alabar y agradecer a Dios todos los dones recibidos, así como suplicarle en las situaciones de sufrimiento, amargura o temor. El ejemplo más evidente es el libro de los Salmos, en el Antiguo Testamento, verdadera expresión de los sentimientos y experiencias que de Dios tenían los hombres. La Liturgia ha invitado siempre a musicalizarlos, cantarlos y danzarlos. El origen y desarrollo de la Música Gregoriana, indisolublemente unida a la celebración litúrgica, es evidente ejemplo también.

Por otro lado, ya decía San Agustín que “quien canta ora dos veces”. La Universidad Católica San Antonio de Murcia, desde su vocación de servicio a la Iglesia, a  la sociedad y de modo particular a cada hombre, en su afán de que éste conozca el Amor de Dios manifestado en Jesucristo, nuestro Salvador, no podía olvidar esta dimensión artística, a la par que espiritual del ser humano, como es la Danza.

De ahí parte la aventura de la creación de la Compañía Universitaria de Danza de la UCAM, de su Escuela de Danza, Máster de Danza, Grupo de Investigación en Artes Escénicas y futuro Grado en Danza, así como la bellísima tarea de introducir en el mundo de la danza a nuestros jóvenes a través de las actividades que ofrece en profesorado de esta Universidad en sus centros de enseñanza, con el fin de crear una sociedad llena de ilusión, motivada por hacer aquello que les gusta y que encuentren en esta Universidad ese lugar donde poder realizar su sueño como intérpretes a través de la magia de la danza.

Además de la labor cultural, artística y formativa, este proyecto nace también con espíritu de servicio, que se concretará en una permanente colaboración con diversas entidades socio-caritativas de nuestro entorno y en acciones benéficas destinadas a ayudar a los que más lo necesitan.

Sabemos que todos estos proyectos suponen trabajo y sacrificio, pero la ilusión y la entrega de todos los que se han embarcado en esta tarea nos hace augurar verdaderos frutos rápida y fácilmente constatables,  y multitud de beneficios en aras de un auténtico desarrollo integral del ser humano. Os invitamos a colaborar con la UCAM y a sentiros parte de este maravilloso proyecto.