Este es el lema sobre el que se ha asentado toda la trayectoria profesional y personal del nuevo Doctor Honoris Causa por la UCAM, el Catedrático Joaquín Barraquer.

18 Septiembre 2015
 

El Templo del Monasterio de los Jerónimos ha sido el escenario esta mañana de la ceremonia de investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica de Murcia del reputado catedrático de Oftalmología Joaquín Barraquer. Diversas personalidades de la medicina, la docencia y la sociedad murciana han acompañado al nuevo Doctor, en un acto que ha estado presidido por José Luis Mendoza, presidente de la UCAM, María Dolores Pagán, consejera de Presidencia de la Región de Murcia; Josefina García Lozano, rectora de la Católica; Antonio Montoro, rector honorario de la institución, y Jerónimo Lajara, vicedecano del Grado en Medicina, quien ha impartido la laudatio.

El doctor Barraquer, nieto, hijo y padre de oftalmólogos ha impartido la conferencia ‘La cirugía de la catarata, la historia que he vivido’, en la que ha querido recalcar y agradecer que, su padre, “maestro y amigo, cambió la historia de la Oftalmología y, sobre todo, en la cirugía de la catarata”. Su carrera ha estado centrada en el tratamiento oftalmológico de la catarata y el glaucoma, siendo un innovador en el tratamiento quirúrgico de ambas afecciones. Del mismo modo, es un pionero respecto a la inclusión de lentes intraoculares para corregir la miopía; la clínica que lleva su nombre es un centro de referencia mundial en trasplantes de córnea. 

Más allá de la medicina

Previamente a su nombramiento, Barraquer ha mostrado su alegría por el mismo, y ha remarcado el carácter de católica de la institución. “En el mundo que vivimos es muy importante que se piense no solamente en el paciente, en la medicina en sí, sino también en la religión; porque sin Dios no seríamos nada, no tendríamos porvenir. Hemos de pensar siempre que hemos de actuar bien por el bien de todos, y sobre todo con paz, serenidad y amor”.

El presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, ha mostrado su alegría por la incorporación al claustro de doctores de la Universidad, de Joaquín Barraquer, “una de las grandes eminencias de la medicina en España y un hombre que ha hecho historia”. Mendoza no sólo ha destacado la figura profesional del catedrático y todos los avances que ha cosechado a lo largo de su carrera, sino sobre todo “su gran grandeza humana” y el trato de entrega que ofrece a los pacientes.

Durante la laudatio, Jerónimo Lajara, ha destacado los avances desarrollados por Joaquín Barraquer, y todas las distinciones que ha recibido a lo largo de su carrera. Sobre su labor profesional ha resaltado que por encima de todo “ha sabido transmitir su labor afable con los pacientes”. Del mismo modo, ha recordado el lema del oftalmólogo ‘Trata a tus pacientes como te gustaría que te tratarán a ti’, “y ese ha sido su lema de vida”, ha destacado haciendo referencia a su gran labor humana, siempre presente en su trabajo.

Labor Humanitaria

Durante su discurso, ya como Doctor, Joaquín Barraquer ha expuesto las innovaciones que su padre, el Dr. Ignacio Barraquer, realizó a la hora de las cirugías, una de ellas la invención de una “cúpula de plástico que permite ver la cirugía desde fuera, como si el observador estuviera al lado del cirujano, pero sin interferir con el equipo quirúrgico”. Esa misma herramienta, modernizada y revisada, que ideó con su padre en 1957, la sigue utilizando en las operaciones que realiza.

Hay que destacar que además de sus múltiples innovaciones, el nuevo Doctor Honoris Causa por la UCAM también creó en 2003 la Fundación Barraquer, cuyo objetivo es facilitar asistencia oftalmológica a personas sin acceso a cuidados sanitarios. El Catedrático en Cirugía Ocular ha asegurado que a través de los fondos que obtienen de los tratamientos de las personas que acuden a su clínica y sí pueden pagárselos, atienden a los pacientes que no disponen de dinero para el tratamiento. “Son tratados con igual calidad, porque no puede haber diferencia entre un enfermo y otro”. Además, desde la Fundación también colaboran en otros países. “Mi hija, la Doctora Elena Barraquer viaja a África para atender a los pacientes que no pueden desplazarse, y que están ciegos por cataratas. Ella siempre dice que no hay nada tan bonito como una persona que has visto ciega, y después de operarla, le quitas el vendaje y ríe, y te dice que ve. Y esto es lo más grandioso, más que diez mil premios”.

La consejera de Presidencia de la Región de Murcia, María Dolores Pagán, que ha asistido al acto en representación del presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, ha asegurado que “es para el gobierno Regional un honor estar aquí, siendo partícipes de este acto por la transcendencia de la persona a la que se nombra Doctor Honoris Causa”.

Por su parte, la rectora de la UCAM, Josefina García Lozano, ha destacado la firma apuesta de la UCAM en materia de investigación, que permite a la institución impartir una formación de excelencia.

Laudatio, a cargo del doctor Jerónimo Lajara. Vicedecano del Grado en Medicina de la UCAM.

Discurso de investiruda del Catedrático en Cirugía Ocular, Joaquín Barraquer.