El doctor José Meca resalta el papel del neuropsicólogo a la hora de detectar la afectación cognitiva del paciente 

23 Febrero 2018

Participantes en la jornada sobre el deterioro cognitivo en esclerosis múltiple

 

Neurólogos y neuropsicólogos de toda España están participando en el ‘II Curso Nacional sobre Deterioro Cognitivo en Esclerosis Múltiple – I Foro de discusión y actualización sobre Deterioro Cognitivo en Esclerosis Múltiple’ que organiza la Cátedra de Neuroinmunología Clínica y Esclerosis Múltiple (NICEM) de la Universidad Católica de Murcia y que se está celebrando en el Salón de Actos del Campus de Los Jerónimos. 
José Meca, director de la Cátedra NICEM de la UCAM, señala la importancia de este encuentro porque “la afectación cognitiva en esclerosis múltiple es muy frecuente. Diferentes estudios dicen que en mayor o menor medida afecta a entre el 30 y el 70% de los pacientes en mayor o menor grado. Aunque el porcentaje de pacientes que desarrollan una demencia no es demasiado alto sí es verdad que influye muy negativamente en las funciones cognitivas y esta influencia afecta a la calidad de vida del paciente, a sus relaciones sociales, a sus capacidades laborales y muchas veces puede ser uno de los factores más invalidantes de la enfermedad, más allá de la pérdida de movilidad, sensibilidad o equilibrio”. 
Por ello, el doctor Meca opina que es fundamental dar a este síntoma una importancia capital: “Hay que ponerlo a la misma altura en importancia de las otras funciones neurológicas que se ven afectadas en esta enfermedad. El problema añadido que tenemos con la afectación cognitiva es que es muy difícil de explorar porque necesitamos la participación de un neuropsicólogo, que hace unos test de evaluación cognitiva que son complicados y laboriosos y eso hace que en la mayor parte de unidades de esclerosis múltiple sea algo que no se tiene en cuenta o que se explore de forma muy rudimentaria. Estamos intentando transmitir la necesidad de contar con un apoyo neuropsicológico de estos profesionales que ayudan a los neurólogos a detectar esta afectación cognitiva en los pacientes sobre todo porque de ello se pueden derivar actuaciones terapéuticas importantes para los pacientes”.