El objetivo es conocer el efecto de diferentes tipos de grasas en estos enfermos

18 Febrero 2014
 

Juana Morillas, investigadora de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, va a colaborar con el Hospital Reina Sofía en una investigación que permitirá conocer el efecto que tienen determinados tipos de grasas en pacientes quirúrgicos ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). “Sus resultados tienen una repercusión directa en la mejora del tratamiento de enfermos críticos. Los aspectos positivos derivados de una buena nutrición  influirán en su mejoría clínica”, afirma Juana Morillas.

El Hospital Reina Sofía llevará a cabo el proceso de selección de los pacientes, así como la extracción de muestras y el seguimiento de los parámetros clínicos, mientras que será en los laboratorios de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la UCAM donde se lleven a cabo algunos análisis de dichas muestras para conocer su oxidación, el estado de los ácidos grasos y la evolución de los mismos pacientes en función del tipo de grasas que reciben en su alimentación.

En el proyecto de investigación, que durará tres años y que comienza este mes, se compararán dos tipos distintos de lípidos, ambos con abundante ácido oleico, característico del aceite de oliva, pero uno de ellos estará además enriquecido en aceite de pescado (ácidos grasos omega 3). “Todo lo que repercuta positivamente al ser humano es de interés en nuestra Universidad”, señala Juana Morillas.