María Isabel Jiménez, doctora en Psicología de la Universidad Católica de Murcia, quiere ofrecer claves para evitar el llamado ‘burnout’

18 Junio 2015
 

María Isabel Jiménez Morales, doctora en Psicología en la UCAM e investigadora principal del grupo Emociones, Conducta y Salud, ha iniciado una investigación para analizar la relación existente entre la inteligencia emocional de los  deportistas y su predisposición a padecer el llamado  ‘burnout’ (agotamiento emocional y falta de realización personal), teniendo en cuenta el papel moderador de la personalidad. Ya ha realizado un estudio previo con 201 deportistas y el siguiente paso será la fase experimental para profundizar en las posibles soluciones a este problema.

Este estudio parte de dos puntos: por un lado, la exigencia diaria en entrenamientos y competiciones que somete a una tremenda  ‘presión psicológica’ al deportista de alto nivel; y por otro lado, el papel de la inteligencia emocional, entendida como el conjunto de habilidades que tenemos las personas para comprender y regular las emociones, que constituye una herramienta fundamental para manejar adecuadamente  el estrés cotidiano y la presión psicológica.

En la investigación preliminar se evaluó a una muestra de 201 deportistas. Una de las conclusiones previas es que la relación entre la inteligencia emocional del deportista y su personalidad puede determinar su nivel de vulnerabilidad o su predisposición a experimentar el ‘burnout’. También se demostró que un bajo nivel de perseverancia o autoexigencia, asociado con un alto nivel de claridad emocional puede favorecer la aparición de síntomas de agotamiento emocional. Además, se observó que un deportista con una buena estabilidad emocional y baja atención también puede presentar una mayor tendencia al ‘burnout’.

La investigadora María Isabel Jiménez considera que, con un acompañamiento específico basado en las características propias de la personalidad y el nivel de inteligencia emocional, un deportista podría aprender a manejar mejor la presión psicológica y a mejorar su rendimiento: “Analizando el perfil de un deportista, podemos trabajar en un plan de asesoramiento específico dirigido a autorregular sus emociones y así, mejorar su rendimiento deportivo, disminuyendo su tendencia al ‘burnout’. Se debe trabajar la motivación y la inteligencia emocional para mejorar el bienestar y el rendimiento deportivo”.

El siguiente paso de esta investigación es la fase experimental del trabajo que puede suponer un avance importante en el ámbito de la Psicología del Deporte.