El catedrático de Biología del Desarrollo de la Universidad Católica San Antonio abordó ayer el papel de la epigenética en el envejecimiento

28 Marzo 2017

Al seminario asistieron unos 300 alumnos de la Facultad de Ciencias de la Salud

 

“La paradoja es que hablo de envejecimiento y lo que necesitamos gente joven. Son ellos que trasladarán el conocimiento básico que hemos conseguido en el laboratorio a la clínica”. Así resumió en pocas palabras Juan Carlos Izpisúa, catedrático de Biología del Desarrollo de la UCAM, la clase que impartió a los estudiantes de Ciencias de la Salud. El investigador de la Universidad Católica de Murcia habló de sus últimas investigaciones y de los resultados está consiguiendo a nivel genético y celular.  

Modificar el ADN en ratas para recuperar funciones que se pierden por una enfermedad genética, generar órganos humanos en cerdos a nivel embrionario  o revertir una enfermedad en ratones que provoca envejecimiento acelerado son algunos de los últimos avances conseguidos por el equipo de Izpisúa que fueron explicados a los estudiantes de la UCAM por el propio científico. 

Todas estas investigaciones, en palabras del propio Izpisúa, “están lejos todavía de alcanzar una aplicación práctica” y ahí es donde entran los futuros investigadores: “Los estudiantes que están interesados en campos como la biología, biomedicina, farmacia o química son los más adecuados para servir de puente entre el investigador básico y el investigador clínico. Estoy convencido de que muchos de los alumnos se preguntan lo que quieren hacer y quiero motivarles y decirles que ésta es una profesión con mucho futuro que puede servir para hacer una medicina mejor y curar enfermedades que hoy no tienen cura”.