“Un proyecto de vida coherente y realista debe contar con amor, trabajo, cultura y amistad”

08 Noviembre 2011
“Un proyecto de vida coherente y realista debe contar con amor, trabajo, cultura y amistad”

El prestigioso psiquiatra Enrique Rojas dictó la Lección Inaugural del Acto de Apertura de Curso 2011-2012 de la UCAM.

“Un proyecto de vida coherente y realista debe contar con amor, trabajo, cultura y amistad”. Así de rotundo se mostró el Catedrático de Psiquiatría Enrique Rojas Montes, que dictó el pasado 7 de noviembre en el Templo del Monasterio de Los Jerónimos, sede de la Universidad Católica San Antonio (UCAM) la lección inaugural del Acto de Apertura de Curso 2011-2012, titulada `No te rindas ante las adversidades´. Rojas Montes resaltó durante su discurso que aunque la  sociedad nos prepara para el éxito a través de las escuelas y universidades con el ejemplo de personas que triunfan en todas las disciplinas, la piedra angular del crecimiento personal se fundamenta en torno a como encaramos los fracasos y sinsabores de la vida y en qué aprendemos de ellos”.

Antes de la Lección Inaugural, el Acto de Apertura del Curso 2011-2012 comenzó con una solemne Eucaristía presidida por el Prefecto para la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Antonio Cañizares. Monseñor Cañizares, durante su homilía, señaló que “la UCAM debe ser un signo y una voz que clama ‘Mirad vuestro Dios’, que a su vez está implicada en la tarea de colocar  a Dios como centro de la vida, de la razón y de la fe”. Asimismo, el purpurado,incidió en que la UCAM tiene otra labor, “la humanización de nuestro mundo con la responsabilidad en la tarea de la Nueva Evangelización, con la especial colaboración del profesorado”.

Enrique Rojas aseguró que “éxito y fracaso son dos palabras que hay que poner en cuarentena y que lo importante no es rendirse ante las eventualidades de la vida porque cada obstáculo lleva consigo un aprendizaje, lo que supone ascender un nuevo peldaño en nuestra evolución personal y ha destacado en este sentido el papel fundamental de la resiliencia,  término científico que designa la capacidad de algunos materiales para recobrar su forma original y que constituye el equilibrio entre la personalidad del individuo y los factores de riesgo”. El autor de `El Hombre Light´ y de `El amor inteligente´ definió la educación como una tarea gradual, lenta y progresiva que consiste en seducir con lo valioso y entusiasmar a través los valores y reivindicó el papel fundamental de los padres como modelos educativos. “En nuestra sociedad hemos pasado del patriarcado al filiarcado. Antes mandaban los padres y ahora los hijos con lo cual se ha democratizado la familia y los hijos hacen de padres en ocasiones, algo que se hace patente en las crisis conyugales, cuando a veces el hijo de 20 años le dice cosas sólidas al padre de 50. La mejor manera de educar es enseñando el valor de la inteligencia, la afectividad, la cultura y la voluntad. Tal vez esta última sea la más importante ya que una persona con voluntad llega más lejos que una inteligente”, recalcó.

Por su parte, el consejero de Universidades, José Ballesta, felicitó a la Universidad por su trayectoria durante estos años. El presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, resaltó el papel de la Universidad Católica de Murcia como una institución educativa misionera y evangelizadora, y aseguró que se trata de “un modelo de universidad nuevo, existencial, cuyos indicadores de calidad no se miden sólo por la satisfacción estudiantil, la empleabilidad, o el aprendizaje de competencias, sino que se rige por la fuerza del conocimiento del Amor de Cristo y la apertura a la esperanza de una vida humana plena”. Del mismo modo, José Luis Mendoza señaló como objetivos de la Universidad la internacionalización, y el acercamiento de la empresa a la Investigación, además de una apuesta por la formación de calidad y por la actividad deportiva.
El Prefecto para la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Antonio Cañizares, que fue el encargado de inaugurar el Curso Académico, destacó el relativismo como el enemigo radical de la Universidad, y animó a los profesores a no perder la sensibilidad en la Verdad, “a la que se debe la UCAM”, matizó el purpurado.